Campaña de apoyo al real Jim Luers contra los poderes fácticos #JimLuersLives

Amigos,

Es con un profundo pesar que escribo esta letra. Los poderes fácticos han divisado una estrategia más trecherosa aún que la negación de mi existencia, que nunca imaginaría algo peor, pero sí, lo hay. Han creado un clon, pero malo, como suele ser en las películas. Un impostor que se haga pasar por mi para borrarme. Una campaña de impersonificación similar a la que le hicieron a Simón Bolívar con Antonio José de Sucre, luego de las guerras vaqueras de Venezuela, cuando retratistas aristócraticos los pintaban de forma similar para confundir y desaparecer la memoria del Libertador de las Américas. Comparen, son idénticos.

Afortunadamente el commander de la eternidad venezolana, Hugo Chávez, renvindicó esa memoria de Simón Bolívar mostrando su verdadera cara. Bueno, en estos momentos, yo estoy necesitado de un Chávez que me renvindique.

Desde el momento que comencé con mis dichos a la prensa venezolana se confabularon “los poderes fácticos” venezolanos y “los poderes que son” mundiales para acabar con la reputación de este declarador y operativo del gobierno del Jefe Comandante de los Estados Unidos de América, Barack Hussein Obama.

Ahora, por medio de la adquisición de un medio masivo, que ha sido adquirido por la rancia oligarquia no comedora de arepas venezolana, se ha manipulado a Carlitos Ortega -el bueno- para que semanalmente publique artículos firmados por un usurpador de mi identidad y colando así a la psiquis venezolana los principios capitalistas destructores de planetas. El impostor intenta con mucho sufrimiento de copiar mi prosa. Carlitos Ortega sabe muy bien que a quien pública en sus páginas cibernáuticas no es Jim Luers. Lo sabes Carlitos.

Así, como parte de la nueva avanzada de los poderes fácticos contra mi persona, a través del presidente venezolano de Twitter quien pertenece a una antigua familia de magnates tenedores de medios de comunicación y comedores de patilla, han eliminado mi presencia cibernáutica. Tan recientemente como el pasado viernes recibí una notificación de la compañía Twitter que la cuenta @realjimluers, cuenta que de por demás había establecido para aclarar las dudas sobre mi existencia, había sido suspendida.

Los poderes fácticos del cachaquismo narcoparamilitar y la oposición venezolana apártida que no come arepas, habían confabulado para lograr mi callamiento en redes sociales.

En vista de estos lamentables hechos, he decidido relanzar mi cuenta del Twitter oficial: @JimLuers44 la cual agradezco que sigan, y una vez hecho esto saluden con el hashtag #JimLuersLives, en señal de su camaradería y apoyo a las causas de la justicia y la verdad compenetradora de los pueblos. Esto es una campaña, como las de las guerras mundiales y nacionales, pero de paz y amor, pero que debe ser masiva y aplanadora para que no quede rastro del enemigo.

Ya hemos puesto a nuestros operativos en la dura tarea de desenmascarar a este falso impostor que trata de hacerse de credibilidad dando información que encontró tras una búsqueda de yahoo.

James K. Luers, el uno y único.