Washington y La Habana avanzan en la apertura de embajadas recíprocas

La salida de Cuba de las listas de países promotores del terrorismo mundial ha pavimentado el camino para que ambas naciones, hermanadas por la geografía y la historiografía, acerquen su proximidad ya otorgada por la geografía y severada por confusiones históricas que dejaron a cada uno de estos países de distintos lados del mar. Son buenas noticias en una cadena de buenas noticias. “Vamos a Cuba, mañana estaremos desayunando Mojitos en Tropicana,” bromeó el jefe comandante de los Estados Unidos de América, Barack Obama.

Mientras estuve estacionado en GITMO en un ejercicio secreto intra agencias del FBI, el ejército, y una agencia de inteligencia central que no puedo nombrar, estábamos restringidos a los confines de la base, y no podíamos entrar en territorio cubano con miedo de ser desaparecidos por el régimen cubano o asesinados por tirados compatriotas nuestros. Pero nuestros amigos de la agencia cuyas operaciones se extendían más allá de las cercas americanas nos ofrecían salvoconducto en algunas ocasiones para noches de juerga y reconocimiento en Santiago de Cuba y La Habana. Por aquellos tiempos de los noventa los bistecks estaban más altos que nunca, y la peligrosidad de las tensiones nos ponían en posiciones comprometedoras, pero evite en todo momento sospechas por un tupido bigote que llevaba en esos días atrás. Me lo había dejado creer por crecer que me parecía a Stalin, pero no, mi sorpresa agradecida, fue que las señoritas me comparaban con la imagen de un joven Ernest Hemingway, que descubrí era una celebridad local, un simbolo anticapitalista de cubanidad, y considerado como una marca de tierra en el país. Y como no, si A Hemingway que, como bien saben todos, fue el inventor de lo que llamamos en los Estados Unidos de América: el Frozen Drink.

Además de penetrar las corazas con mi negro bigote, mis maneras de caballero sureño agradaban a todos. Y poquito por poquito pasé de moverme entre disidentes a ser apreciado en los círculos sociales del nuevo poder habanero. Así no solo pude acceder a informaciones sensibles sino que me imbudió una sensibilidad por las causas liberales que me han convertido en persona escencial para las negociaciones que lleva a cabo el presidente Barry. De esta manera, y como he asumido responsabilidades de la más suma impurtancia en estas negociaciones (aparte de mis responsabilidades de declarante de la casa Blanca y funcionario del FBI), hemos decidido enviar a mejores pasturas a Roberta Jacobson en su nueva posición en México. Roberta, muy buen trabajo, pero ya no eres necesitada.

Se abre una nueva etapa en el proceso de negociaciones con la Habana, definitivamente desayunaremos mojitos en el Tropicana.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s